Superclásico en la final de la Copa Libertadores

Palmeiras empató 2-2 con Boca Juniors en el Estadio Allianz Parque de Sao Paulo, pero el rival de River Plate en la final de la Copa Libertadores 2018 será el conjunto dirigido por Guillermo Barros Schelotto. La serie era favorable a los ‘xeneizes’ por 2-0, con los goles convertidos por Darío Benedetto en La Bombonera y los goles visitantes de Ramón Ábila y Darío Benedetto fueron determinante para la resolución de la llave.

 

Con tan solo 13 minutos de juego, el VAR ya había sido protagonista de primer orden en el compromiso; un pase profundo para Deyverson terminó en un centro para Bruno Henrique que envió el balón al fondo, pero el colombiano Wilmer Roldán se asesoró con el videoarbitraje y anuló la acción que pudo abrir la cuenta.

Lo que no pudo ser en un arco se concretó casi al instante en el otro; a los 18 minutos, una magistral jugada de Sebastián Villa por la banda derecha encontró una rápida anticipación de Wanchope Ábila, quien definió suave al palo contrario de Weverton.

El onceno de Luiz Felipe Scolari no tuvo la reacción esperada y Boca dominó la mitad del campo sin permitir demasiadas ocasiones de riesgo en la porteria de Agustín Rossi. Bruno Henrique y Dudú trataron de mover la defensa boquense, pero Deyversn no estuvo acertado en la asociación.

El segundo periodo fue más complejo para los argentinos porque el ‘Verdao’ sintió la presión de estar en desventaja y, volcado al ataque, halló a Luan García bien pefilado para rematar entre las piernas de Rossi y decretar el empate que ilusionó a la parcialidad paulista a los 53′.

Una torpeza de Carlos Izquierdoz al derribar a Dudú dentro de área fue sancionada como penal por Roldán; el paraguayo Gustavo Gómez se hizo cargo de la ejecución y convirtió el segundo con un nítido cobro al palo contrario del arquero ‘xeneize’.

Palmeiras, motivado por la anotación, contó con la presencia de Miguel Borja desde los 63 minutos, y pudo ser el colombiano el que dejara a tiro de la clasificación a los brasileños, pero su cabezazo salió desviado tras el desvío en la pierna de Wilmar Barrios.

Le puede interesar: Junior sueña con llegar a la semifinal de Copa Sudamericana

Cualquier intención de Palmeiras quedó sepultada con el botín dorado de Darío Benedetto, quien entró en lugar de Ábila a los 62′ y transformó un balón intrascendente en un obús que venció a Weverton a los 70 minutos.

El empate desmoralizó al local y el resto del juego se quedó en amagues e intenciones, las cuales no generaron ningún tipo de peligro para el cupo de Boca Juniors a la final.

Lo que el continente pedía, una final histórica de Copa Libertadores se dará: River Plate y Boca Juniors llevarán el Superclásico argentino a lo más alto de América.

Fuente

Antena 2

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *