George H.W. Bush fue sepultado en Texas, tras cuatro días de homenajes

Los estadounidenses rindieron el último adiós a su expresidente George H.W. Bush, quien fue enterrado en Texas después de cuatro días de tributos que ofrecieron una inusual imagen de unidad en un país dividido.

Después del funeral de Estado el miércoles en Washington, al que asistió el presidente estadounidense, Donald Trump, cuatro exmandatarios del país y dignatarios extranjeros, el ataúd de Bush cubierto por la bandera estadounidense fue trasladado a Houston, en Texas.

Los restos del expresidente (1989-1993) reposaron en la Iglesia Episcopal de St. Martin, donde los Bush son asiduos feligreses, antes de ser sepultado detrás de la biblioteca y el museo que lleva su nombre en la Universidad de Texas A&M.

Al inicio de la ceremonia el coro de la Iglesia interpretó “Este es mi país” (This is my country), un himno patriótico estadounidense de la década de 1940 que también fue interpretado el día en que H.W. Bush asumió la presidencia.

Cuatro de sus nietas leyeron el salmo 23 y el exsecretario de Estado estadounidense, James Baker, de 88 años de edad, recordó detalles de su personalidad y los logros de su presidencia.

Le puede interesar: Este es el perfil del fallecido expresidente George H.W. Bush

Él era un líder y lo sabía“, afirmó Baker, que relató con humor sus debates y rompió a llorar al final del discurso.

El exmandatario fue enterrado junto a su esposa Bárbara, quien murió en abril, y su hija Robin, quien murió de leucemia a los tres años.

Un espacio para el country 

El cuarteto de música Oak Ridge Boys representó el gusto del expresidente estadounidense por la música “country” e interpretó a capela el himno “Amazing Grace“.

En contexto: El féretro de George H.W. Bush vuelve a Texas para un último adiós

En la ceremonia del miércoles, Trump y la primera dama Melania compartieron un banco en la primera fila de la Catedral Nacional de Washington con los expresidentes Barack Obama, Bill Clinton, Jimmy Carter y sus esposas.

Su hijo, el expresidente George W. Bush (2001-2009), tocó el ataúd dos veces cuando se acercó para pronunciar un discurso cargado de elogios y humor, durante el cual su voz se quebró hasta las lágrimas recordando anécdotas y enseñanzas de su padre, muerto el viernes a los 94 años.

Fuente

AFP

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *